Empecemos por lo básico: ¿qué es una landing page?

Una landing page es una página web suelta, separada de tu sitio web, que está pensada y diseñada para que sus visitantes concreten una única acción que vos establecés.

Como no forma parte de tu sitio, la landing page no incluye links a otras secciones ni ninguna distracción que lleve a tus visitantes y potenciales compradores a pensar en hacer algo distinto. Las opciones de acción se reducen a dos: concretan tu objetivo o abandonan la página.

¿Cuáles son las acciones posibles?

  • Comprar “X” producto que ofrecés en oferta o en exclusiva
  • Suscribirse a tus newsletters
  • Entrar a una página web específica (por ejemplo, una nueva sección en tu catálogo de productos)
  • Registrarse al evento de lanzamiento de un nuevo producto
  • Valorar su experiencia de compra en tu sitio web
  • ¡Muchísimo más!

Las opciones son ilimitadas. ¡Y los resultados valen la pena!

Entonces, ¿cómo creamos una landing page que sirva para vender más en 2015?

Tu CTA tiene que quedar claro

Si estás implementando una landing page y llevando tráfico hacia ella es porque necesitás que tus visitantes hagan algo específico:

  • Te dejen su correo electrónico
  • Inicien un proceso de compra
  • Se registren en un evento
  • Descarguen un archivo
  • Accedan a una prueba gratuita de tus servicios
  • Etc.

Asegurate de tener UNA ÚNICA ACCIÓN, un único Call-to-Action (CTA) como objetivo.

No distraigas a tus potenciales compradores con información que los disperse de tu CTA, ni tampoco los confundas con varias acciones (numerosos CTAs). Está comprobado que cuanto más claro y concreto sea el llamado a la acción, mayor es el porcentaje de conversiones que genera la landing page.

Otro punto a tener en cuenta para asegurar el éxito de la landing page en tu estrategia de marketing digital es ofrecerles a tus visitantes un CTA que les resulte relevante. Cuidá el contenido y la manera en que lo presentás, dejando en claro cuál es tu objetivo y qué estás ofreciendo si tus visitantes concretan el siguiente paso.

Una landing page para cada pantalla

En EmprenDI, la comunidad de marketing digital de DCG, siempre te resaltamos la importancia de optimizar tus páginas para dispositivos móviles. Y hoy no va a ser la excepción.

Los motivos ya los conocés:

  • Desde enero del año pasado más de la mitad del tráfico de internet proviene de dispositivos móviles (smartphones y tablets). Y ese porcentaje sólo seguirá aumentando.
  • Google favorece en los resultados de búsqueda a los sitios que son “mobile-friendly”. Y penaliza a los que no, con un aviso que desaconseja visitar el sitio desde el móvil.
  • El tiempo que un visitante dedica a analizar tu sitio web se reduce a segundos. Si tu sitio tarda en cargar (por incluir contenido multimedia, imágenes en alta calidad o un diseño pomposo que no se lleva bien con la tímida conexión 3G), lo más probable es que lo abandone mientras aún está cargando.
  • El usuario móvil tampoco tiene tiempo para una interfaz que no cuida la usabilidad. Si es necesario desplazar la página hacia un costado y otro para poder leer los textos, si los botones son muy pequeños y hay que hacer zoom para poder utilizarlos, etc., lo más probable es que ese cliente se te pierda.

Y las estadísticas indican que los usuarios que visitaron un sitio web que no les brindó una buena experiencia desde el móvil, no vuelven a entrar.

No pierdas clientes. Así como adaptás tu sitio web, adaptá tu landing page para hacerla mobile-friendly.

El público indicado

Para que una landing page funcione, tiene que estar apuntada a un público específico.

Analizá en detalle tu objetivo y de él saldrá el público al que tenés que apuntar para conseguir excelentes resultados.

Por ejemplo, ¿quiénes querés que concreten tu llamado a la acción?

  • ¿Tus clientes?
  • ¿Los que pusieron artículos en el carrito de compras pero no concretaron la transacción?
  • ¿Los que compran todos los meses?
  • ¿Los que están suscriptos a tu newsletter?
  • ¿Los que abren y leen tus newsletters?
  • ¿Los que interactúan siguiendo los links incluidos en tus newsletters?
  • ¿Tus fans de Facebook?
  • ¿Tus seguidores de Twitter?
  • ¿Tu red de contactos de LinkedIn?

Identificá a tu público. Luego, en base a ellos, armá tu landing page incluyendo un contenido irresistible y un CTA claro y visible para concretar tu objetivo.

Una frase puede cambiar todo

Un profesor de Redacción una vez nos dijo en clase que un escritor nunca termina de escribir un texto, que el trabajo presentado (incluso, publicado) es apenas “el último borrador”, porque con cada relectura aparecen oportunidades de mejora.

A una landing page hay que enfrentarla con esa idea en mente. Nunca es un trabajo terminado.

Como sos vos quien va a determinar desde dónde proviene el tráfico que llega a tu landing page (puede ser desde una campaña de email marketing, desde un aviso pago en Facebook, desde un posteo en Twitter, desde un banner en tu sitio web, etc.), es recomendable que anda cada nueva camada de visitantes te animes a jugar con cambios sencillos en tus títulos, subtítulos, copetes y botones.

Así, vas a poder llevar un registro de qué es lo que trae los mejores resultados para explotarlo con cada nueva oportunidad.

El contenido justo para el público adecuado

Ya que hablamos de pensar en el público que se esconde detrás del tráfico que llevamos a la landing page, siempre se puede ir más allá.

Los que amamos estudiar las estadísticas de nuestros seguidores en redes sociales siempre notamos detalles como, por ejemplo, una diferencia de edad entre la media de nuestros seguidores de Facebook y los de Twitter.

O que nuestros suscriptores de las campañas de email marketing dedican tiempo a leer nuestros contenidos originales, pero nuestros seguidores de Pinterest responden mejor a un podcast.

O que los que llegan desde los motores de búsqueda (Google, Bing, Yahoo!) prefieren la información resumida en un video.

Tus potenciales clientes son distintos, dependiendo desde qué fuente de tráfico vengan. Dedicá tiempo a entenderlos e identificarlos, para adaptar el contenido de tu landing page a algo que les resulte irresistible.


Te invitamos a poner en práctica estas sencillas recomendaciones para que tus landing pages se destaquen en 2015 y te traigan buenas ventas. ¡Éxitos!